Día Internacional de los Derechos Humanos

0
Dia-internacional-de-los-derechos-humanos

Este lunes 10 de diciembre de 2018, el mundo recordará el importantísimo, DÍA INTERNACIONAL DE LOS DERECHOS HUMANOS. Porque se conmemoran 70 años de la aprobación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Por parte de la Asamblea General de la ONU en el año 1948. El Día de los Derechos Humanos, es quizás, una de las conmemoraciones más significativas a nivel internacional, al igual que uno de los asuntos de mayor interés en la Agenda de la ONU.

Al pasar el tiempo, se ha desarrollado un conjunto de instrumentos y estrategias, para tratar de asegurar la prioridad de los Derechos Humanos y hacer frente a las violaciones de los Derechos Humanos dondequiera que sucedan. Intentando defender la libertad, justicia, inclusión, equidad y dignidad del Ser Humano. Sin importar su raza, sexo, color, idioma, religión, opiniones políticas o de otra índole; origen nacional o estrato social, propiedades, lugar de nacimiento, ni ninguna otra condición.

La Declaración nos fortalece a todos y todas y los principios que recoge son tan notables actualmente, como lo fueron en 1948. Debemos luchar unidos por nuestros propios derechos y por los del prójimo. Pasar a la acción en nuestras vidas diarias, para defender aquellos derechos fundamentales que nos protegen y así fomentar la unión, organización y acción de todos los seres humanos.

Si el mundo no tuviera tantas injusticias y desigualdades, tal vez no estaríamos tan necesitados en defender nuestros derechos económicos, sociales, culturales, ambientales y políticos. Pero entre la mala justicia, la ambición, codicia, ansias de poder de algunos, y la falta de sensibilización, convicción y de acción de otros; infortunadamente, estamos como estamos. Por lo que: Hay que respetar los derechos ajenos, para que respeten los nuestros.

Entonces, aunque se haya avanzado en muchos países, falta mucho camino por recorrer y el Estado colombiano en particular, como la inmensa mayoría de sus Gobernantes y Dirigentes de turno, tienen muchísimas promesas por cumplirle al pueblo. Y al pueblo, no le debe bastar pellizcarse, despertar e indignarse, sino además unirse, organizarse y actuar contundentemente en forma, civilizada y pacífica. Para exigir los derechos y los cambios requeridos y para saldar la deuda histórica social en nuestra amada Cartagena y Colombia.

Porque este país entregado a las multinacionales que no respetan los Derechos Humanos y nuestros recursos naturales, donde se privatiza todo. Y más de 8 millones de familias viviendo en la pobreza absoluta. Es un país fallido. Es nuestra triste realidad, no se sienten los tan anunciados cambios, que hagan brillar el destello de luz, en tan larga y oscura noche de guerra entre nacionales pobres. No logramos comprender, que ni el más insensible colombiano, quiera que esto continúe así.

Por tal motivo, la observancia de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Conmemoración anual del Día Internacional de los Derechos Humanos, es una gran oportunidad para exigir avance en la reducción de las violaciones a los Derechos Humanos, que para el caso de Colombia son unas de las situaciones más lamentables de nuestra historia. Donde no se respeta las diferencias ni la vida misma. No permitamos que la corrupción acabe con nuestro Estado Social Democrático de Derecho.

​En Cartagena y Colombia entera, es inaplazable elegir buenos gobernantes y representantes del pueblo, decentes, independientes y autónomos en las próximas elecciones de 2019. Votar, elegir y empoderar; a los mejores hombres y mujeres, verdaderamente comprometidos en liderar y orientar bien nuestro destino.No votar siempre por los mismos con las mismas mentiras y esperar resultados diferentes. La ciudadanía debe hacer seguimiento a la gestión, control social, participar y exigir Rendición de Cuentas Claras. Luchar por sus derechos y cumplir sus deberes. Pasar a la acción para defender aquellos derechos que nos protegen, y así fomentar y garantizar la unión, armonía y Paz de los seres humanos.

Por: Benjamín Maza Buelvas

Benjamin-Maza-buelvas

RESPONDER

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí