Arturo Gómez Munevar, el jugador clave que está innovando el desarrollo inmobiliario en el país

0
Arturo Gomez Munevar
Arturo Gomez Munevar

“Soy un desarrollador inmobiliario rodeado de buena gente e ideas”, así se describe de manera introductoria Arturo Gómez Munevar, figura destacada del “Real Estate” colombiano y que desde hace un par de años está transformando el panorama de bienes raíces local, brindándole una nueva perspectiva a la experiencia de hospedaje en Medellín y Cartagena.

Desde su llegada a Medellín en 2016, ha sido uno de los responsables de varios proyectos que le han cambiado la cara a la industria del turismo y al sector inmobiliario en la ciudad. Él y varios socios reconocieron el potencial de la marca Selina, que opera bajo un nuevo concepto de hostelería colaborativa; y luego invirtió en la plataforma para generadores de contenido, Indie – el coliving creativo -, dos proyectos enfocados en un segmento en auge: los Nómadas Digitales.

Arturo nació en Cartagena hace 33 años, es padre de Ángel y Matilde, y esposo de Manuela Sierra desde hace nueve, sus apoyos incondicionales. Como él mismo se describe, “me lancé al mundo muy joven y la historia de mi vida gira alrededor de lo que he hecho, he decidido hacer y de lo que me ha tocado hacer”.

Es hijo de Arturo Gómez Stevenson e Ingrid Munevar, Cartagenero y Barranquillera, quienes llevan 38 años de casados, y junto con su hermano Mauricio han conformado una familia unida y resiliente en Cartagena, donde han vivido toda su vida. “Vengo de un hogar donde ha existido el amor y la buena convivencia. Mis padres siempre han estado juntos, luchando y dando buenos ejemplos”, comenta.

Arturo estudió en el Colegio Jorge Washington y después se trasladó a Bogotá para estudiar Economía en la Universidad de los Andes. Estando allí dio sus primeros pasos en el sector inmobiliario vendiendo proyectos a extranjeros y a colombianos residentes en el exterior que querían tener finca raíz en Cartagena.

El espíritu emprendedor siempre lo ha llevado en su ADN, por eso durante sus estudios de pregrado participó en diversos proyectos, desde empresas de camisetas hasta en negocios de ganado. Una vez graduado incursionó como corredor de bolsa en la firma Proyectar Valores. Sin embargo, “había mucho potencial en la carrera, pero no era lo que me llenaba completamente”, afirma. La sangre llama y volvió a su tierra a trabajar con su padre en la reinvención y reestructuración de la firma AGS.

Su incursión en el mundo del desarrollo inmobiliario.

Con su incursión en AGS, Arturo afianza y orienta su carrera como Desarrollador de Proyectos Inmobiliarios en un mercado que le faltaba entender el concepto del ‘Developer’. “En Colombia, tradicionalmente el constructor era desarrollador, gerente de proyectos, constructor, inmobiliaria, promotor, conceptualizador, todo al mismo tiempo”, expresa.

“El Developer o Desarrollador Inmobiliario de proyectos en renta se encarga de maximizar el costo de oportunidad del metro cuadrado arrendado y armar el pastel”, enfatiza Arturo. “Si vemos un potencial de desarrollo de una ciudad o un sector, empezamos a entender cuales son las ventajas competitivas de ese sector, y empezamos a armar equipos para maximizar la factibilidad del predio de cara a un concepto, un producto, una experiencia”.

Mas que una visión innovadora, Arturo considera que la clave fue “tropicalizar” ideas en ciudades como Cartagena. AGS incursionó así en algunos proyectos para cambiar la connotación de ciudad, entre los que se destaca la co-gerencia del proyecto HolidayInn Express Bocagrande con el Grupo Contempo, entre otros.

Para consolidar diversos temas de cara al futuro de la empresa, establecer relaciones comerciales con aliados estratégicos en España, y afianzar su proceso de aprendizaje, Arturo decidió, en compañía de su esposa, ir a estudiar un MBA a Madrid en el Instituto de Empresa, IE Business School.

Viviendo en España Arturo cultiva una amistad con quien considera su fuente de inspiración, el arquitecto catalán, pero a su vez, urbanista y visionario Miquel Espinet (www.espinet-ubach.com). “Además de ser un gran compañero de mi hobbie, la buena comida, Miquel me enseñó como los equipos desarrolladores y arquitectos nos convertimos en la punta de lanza urbanista con nuestros proyectos. Cartagena le ha dado la espalda al mar y por eso depende de nosotros que propongamos soluciones. Con él creamos el proyecto AirPort Plaza y con esa misma visión de turismo participamos en el concurso de arquitectura de Parques del Rio de la ciudad de Medellín”, sostiene.

Arturo trajo a Medellín a Miquel, según él “como su escudero”, y resalta que Espinet merece todo el reconocimiento por creer desprevenidamente y sin mayores intereses en nuestro país, más allá de su amor por la arquitectura, y de la que se aprecia en nuestras ciudades. Miquel fue el primer extranjero que, a través de Arturo, se enamorara perdidamente de esta ciudad.

Después de año y medio en Madrid, de construir grandes amistades y vivencias, Arturo termina el MBA y regresa a Colombia. “Volví con la cabeza más grande que nunca, lleno de ideas, pues entendí el mundo financiero y de negocios mejor. Ya en Cartagena, de vuelta en AGS estructuramos, promovimos, y lanzamos el proyecto AirPort Plaza, que infortunadamente no se construyó pero que dejó en mi una gran experiencia y aprendizaje”, recuerda.

Medellín, ciudad de Nómadas Digitales.

En una de las visitas a Medellín junto con su esposa Paisa vio el potencial de la ciudad a nivel turístico y en el desarrollo inmobiliario. Medellín, comenta, “en un momento le estaba dando la espalda al turismo, porque el turista no era considerado parte fundamental de la economía local”.

Sin embargo, lo que él define como la intriga que despierta la ciudad en el público extranjero ha hecho que el turista, que muchas veces venía por razones equivocadas y por una reputación mal infundada en el exterior, se encontrara con un panorama completamente opuesto, donde su propia vivencia le lleva a una interpretación más adecuada de la realidad.

El turista se encuentra con una ciudad espectacular, con gente muy amable, con alta calidad de vida, con desarrollo, innovación, tecnología, sumado a su clima y geografía, que hacen que éste deje de considerar a Medellín como un sitio de paso, para ser una ciudad donde la gente decide quedarse a vivir.

Así mismo, Arturo se da cuenta que la ciudad era escenario ideal para Nómadas Digitales. Aquellos Freelancers – profesionales independientes que han decidido trabajar de manera remota y hacer del mundo su oficina. De hecho, dentro de su investigación del segmento, se da cuenta que Medellín estaba posicionada como tercer destino en el mundo para este público.

Arturo decide entonces dar un cambio radical a su vida, renuncia a AGS y se traslada completamente en enero de 2016 con su familia a Medellín para apostarle al desarrollo de proyectos inmobiliarios en su nueva ciudad. Su experiencia y conocimiento del sector, así como su intuición, lo llevan al barrio Provenza. Allí ve su potencial y junto con su amigo norteamericano George Lidicker empiezan a estructurar un proyecto hotelero, que una vez estuvo adelantado, llamó la atención de la reconocida marca Selina, y juntos se convencen de estar en el país.

Selina no se denomina ni hotel, ni hostal. Son una comunidad de emprendedores con coworking, cafés, comercio, habitaciones hotel boutique y compartidas tipo hostal. También hay apartaestudios que rentan a mediana y larga estancia. Más que un lugar que brinde acomodación, ellos se consideran una comunidad colaborativa, de gente abierta, que considera el mundo su casa. Hoy Selina tiene siete locaciones en Colombia, y presencia en Latinoamérica, Estados Unidos y Europa.

Cuando llegó a Colombia, Selina solo tenía tres locaciones en el mundo y Arturo considera que la perseverancia del grupo Dekel, empresa de desarrollo inmobiliario fundadora de Selina, permitió mostrar una nueva cara de la propiedad urbana de uso mixto turístico que le dio una personalidad a la marca y tribu de los “Selinas”.

“Yo me convierto socio y desarrollador inmobiliario de la locación icónica de Selina en el mundo en ese momento” afirma. Esta exitosa experiencia lo lleva formalizar su empresa RELOAD GROUP SAS, y a partir de ella crea la marca Reload.

Reload es una potencializadora de metros cuadrados que se enfoca en desarrollo inmobiliario de proyectos en renta y operación. Actualmente, la empresa hace el Asset Management de los activos de Cartagena y Medellín en Colombia, y le rentan a Selina a 20 años en dólares. Destaca Arturo el acompañamiento del banco Davivienda en el proyecto, a travé de un Project Finance a la medida.

Es precisamente el proyecto Selina el que le posiciona como pieza clave del sector inmobiliario en la ciudad y le abre completamente las puertas al mercado local e internacional. “Selina fue una inspiración. Con ellos aprendo de su modelo de negocio que opera técnicamente bajo una propiedad única, veo el dinamismo que crean en Provenza y entiendo que la ciudad necesitaba productos para el turismo enfocados en el segmento de Nómadas Digitales”, sostiene.

Indie – Coliving Spaces

Arturo empieza a llamar la atención de varios desarrolladores locales y a encontrarse con varios proyectos inmobiliarios, pero le llama la atención uno en especial: Indie; un proyecto originalmente de la empresa Ubicca, y que en principio era de vivienda estudiantil.

Arturo se involucra con la buena energía y pensamientos disruptivos de sus socios iniciales y hacen un giro estratégico hacia el concepto de desarrollo de espacios para Nómadas Digitales y creadores de contenido único.

Junto con sus nuevos socios buscan un barrio que tenga atractivo turístico pero que no sea de paso, y descubren que muchos extranjeros con deseos de vivir en la ciudad se iban a Laureles. “Un barrio muy arborizado, lindo, con parques, con mayor nivel de vida, con ciclorutas, con polideportivos, muy cerca a la zona turística del centro histórico de Medellín y a las estaciones de metro”, resalta.

Buscaron un predio cerca a la Universidad Pontificia Bolivariana y montaron un espacio de Coliving para desarrollar un proyecto piloto, que a su vez fuera la primera plataforma para generadores de contenidos independientes que ellos denominan “Indiependers”: Nómadas Digitales que quieren vivir en la ciudad un tiempo en busca de inspiración. Los piratas del siglo 21, quienes van de ciudad en ciudad, haciendo relaciones interpersonales, aprendiendo de la cultura, y trabajando al mismo tiempo.

Indie es un edificio donde hay apartaestudios que se alquilan mínimo un mes y máximo un año, no es un hotel, y su publico es mas de un 70% extranjeros que no tienen historia crediticia, ni quien los avale. En Indie existen espacios diferentes al Coliving, como un Coworking Space, un café de la marca Puro Sabor, espacios abiertos, “labs” de creación de contenidos, e incluso una terraza donde se hacen grandes eventos y se produce mucho contenido digital.

Hoy tienen 90% de ocupación, y ya hay dos más en construcción. “Queremos seguir creciendo como marca y ser actores clave del emprendimiento Indie. Nuestros edificios, más allá de una propiedad, son incubadoras de talento. Estamos haciendo el trabajo bien desde la comunidad que queremos crear, de hecho, el 73% de las personas que se han ido están en lista de espera para repetir”, comenta Arturo.

A futuro…

Arturo planea en el corto plazo seguir consolidando su marca Reload a través de proyectos inmobiliarios en renta o en operación, o por medio de inversiones inmobiliarias. Así mismo, planea seguir invirtiendo en la plataforma Indie para impulsar y construir espacios alternos a la marca como lo es Indie Lab o Indie Gram. Proyecta llevarla a mercados internacionales en ciudades aptas para Nómadas Digitales como lo son Miami, Buenos Aires, o Ciudad de México, pues como él dice, “desde Barcelona hasta Miami hoy nos preguntan otros desarrolladores por el modelo de negocio Indie en Medellín”.

Por otro lado, está en desarrollo un proyecto Wellness con unos socios extranjeros. La nueva marca Wellness, que aun no se ha lanzado, planea no solo ser la única marca hotelera dedicada al bienestar, sino que sus socios insisten en la oportunidad única de lanzarla desde Medellín, al ser la capital paisa una plaza con potencial que ha evolucionado hacia la cultura fitness y de salud, pero también hacia el turismo médico.

“Lo que sale de Medellin genera una sensación de ‘extraordinario’ en el mundo, que los colombianos debemos aprovechar porque es cierto y es nuestro,” sostiene. Respecto al proyecto, Arturo destaca que “estamos focalizando el nuevo lujo, que no es un tema de precio, es un tema de bienestar, o ‘Wellness Awareness’, ya que las experiencias no las compras con plata, las brinda la gente”.

Hoy por hoy Arturo Gómez Munevar es el jugador clave del desarrollo inmobiliario en Colombia, que con mucho trabajo y dedicación, pero sobre todo con inspiración y visión disruptiva del sector inmobiliario, está generando innovación y abriendo el mercado colombiano a ámbitos internacionales. ¡Hay que echarle mucho ojo a lo que tiene por mostrar!

RESPONDER

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí